Van a montar un consultorio médico en una vivienda de mi comunidad. ¿Puedo negarme a ello?” Puerto de Sagunto.

Chisco Santibáñez es abogado y administrador de fincas

En primer lugar, habría que comprobar si los estatutos del edificio en cuestión establecen alguna especialidad para el desarrollo de esta actividad profesional en sus viviendas. Ya que aunque no es lo habitual, en ocasiones, en este documento se determina expresamente su imposibilidad.

En caso de que los estatutos de la comunidad no establezcan dicha prohibición, se puede proponer que la junta de propietarios así lo estudie y determine. No obstante, este acuerdo precisaría la unanimidad. Es decir, que todos los propietarios votaran a favor del mismo. Y obviamente, lo más probable es que el titular de la vivienda en la que se pretende habilitar la actividad vote en contra; con lo que la propuesta saldrá rechazada.

Con todo ello, si no se fija lo contrario en los estatutos de la comunidad se podrá desarrollar dicha actividad profesional en la vivienda. Ahora bien, solo podrá hacerse si además no existe una normativa administrativa que lo impida. Porque hay algunas para las que existe una prohibición legal para su ejercicio en una vivienda, lo que habrá que consultar en el ayuntamiento competente.

Y siempre y cuando se cumplan las medidas que la normativa aplicable exija. Especialmente para situaciones en las que, por ejemplo, se vayan a instalar máquinas que realicen emisiones radioactivas que pudieran tener efectos sobre la salud de los vecinos.

Por supuesto que no se pueden llevar a cabo en el inmueble actividades que se pudieran considerar objetivamente como molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas. Aunque en este caso solo podrá ser un órgano judicial el que obligue el cese de las mismas previo estudio de las circunstancias del caso concreto; sin perjuicio de las competencias que al respecto también tienen las administraciones públicas.

Sea advertido en este punto que toda esta regulación se aplicaría sea cual sea la actividad que pretenda iniciarse en la vivienda de la comunidad (estudio de arquitectura, clínica dental, despacho de abogados, etcétera); a pesar de que para algunas la normativa administrativa es más restrictiva que para otras.

En último lugar conviene tener en cuenta que para que dicho empresario pueda instalar carteles en las fachadas de la comunidad sí deberá tener un consentimiento expreso de los estatutos o, en su defecto, de la junta de propietarios para poder hacerlo. Aunque si ya existen autorizaciones expresas o tácitas previas para otros propietarios en idéntica situación tampoco se le podrá privar inicialmente de esta facultad.

¿Tienes otra pregunta sobre el funcionamiento de tu comunidad de propietarios? Cada lunes resolvemos una de las cuestiones planteadas por nuestros lectores…

¿Buscas administrador de fincas? Solicítanos presupuesto.

Deja un comentario

Los datos recogidos mediante este formulario son responsabilidad de Francisco Santibáñez Pérez para gestionar los comentarios del usuario; que legitima dicha recepción y acepta la política de privacidad con su consentimiento expreso. Serán ubicados en los servidores de Godaddy Iberia SL (HostEurope). Pueden ejercerse en todo momento los derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad, supresión y oposición a través del correo info@chisco.es.

He leído y acepto la política de privacidad. *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, LSSI y de protección de datos. ACEPTAR

Aviso de cookies