Economía de Sagunto

Puerto de SaguntoTal y como se establece en “El Puerto: Crónica de un Siglo 1902-2002″, “la posición geográfica de Puerto de Sagunto, obligado espacio de tránsito, bien comunicado, es la razón principal de la vocación agromercantil tradicional de sus habitantes y la causa de su industrialización impuesta, en contraste con otras áreas valencianas”. No menos importante es también su buen clima mediterráneo.

La agricultura saguntina está poco diversificada, pero aunque ocupa cada vez a menos activos, su aportación a la riqueza comarcal sigue siendo destacada” (El Puerto: Crónica de un Siglo 1902-2002).

Casi toda la superficie agrícola se dedica al monocultivo de cítricos. Por contra, las zonas pantanosas de las marjales litorales (no aptas para el cultivo de la naranja por la alta salinización) que tiempo atrás se dedicaron al cultivo de arroz, actualmente se utilizan para el cultivo de hortalizas (tomate, alcachofas, etc.)

El cultivo de algarrobo se encuentra en fase de regresión y el cultivo y explotación del viñedo, que durante el XIX supuso una de las bases económicas de Sagunto y su comarca, tiene una presencia en la actualidad testimonial, al igual que el cultivo del olivo, que elemento indiscutible del paisaje mediterráneo, se reserva para las zonas de secano.

El fuerte desarrollo urbanístico y económico de la ciudad, en especial de su área costera, ha ocasionado unas fuertes revalorizaciones de los terrenos en otro tiempo dedicados a la agricultura por la alta burguesía saguntina. Esto trajo a finales de los años noventa como consecuencia no sólo la rápida desaparición de estos espacios naturales, que han sido sustituidos por nuevas zonas urbanas de primera y segunda residencia, sino también, una mayor implantación del sector servicios en esta histórica ciudad.

Frente a un sector agrario en clara decadencia (fenómeno no aislado que podría ser aplicado con sus mismas causas y consecuencias en otras áreas de la Unión Europea), Sagunto dispone de un tejido industrial de gran trascendencia para la economía de la ciudad.

Tanto es así que la génesis de su mayor núcleo de población (Puerto Sagunto, 40.000 habitantes aproximadamente) surge en torno a una empresa impulsada por Sir Ramón de la Sota y su primo, Eduardo Aznar de la Sota (Compañia Minera de Sierra Menera), que en el año 1902 obtiene la autorización para la construcción en la playa de Sagunto de un embarcadero del mineral extraído de las minas de Ojos Negros (Teruel) y que sería transportado hasta esta ciudad mediterránea por la línea de ferrocarril Ojos Negros-Sagunto.

El surgimiento de esta actividad industrial produjo una importante corriente inmigratoria principalmente desde Andalucía, Aragón y Castilla La Mancha integrada en su mayoría por jornaleros excedentes de las labores campesinas, lo que provoca un significativo incremento demográfico en la zona y supone el surgimiento del Puerto Sagunto como un claro ejemplo de ciudad-factoría.

En este punto cabe indicar que al Puerto de Sagunto también se desplazaron personas desde el norte de España, en especial del País Vasco, que en su mayoría ocuparon cargos directivos y técnicos en la incipiente industria porteña.

La industria de Sagunto será monolítica hasta 1986, año en el que se produce el cierre de Altos Hornos del Mediterráneo. A partir de ese momento, y fruto de una reconversión siderúrgica, la economía de la ciudad sigue sustentándose fundamentalmente en este sector. A pesar de que de un tiempo a esta parte han cerrado parte de las firmas que configuran su tejido industrial.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, LSSI y de protección de datos. ACEPTAR

Aviso de cookies